lunes, 20 de agosto de 2007

Algunas consideraciones en torno al blog

¿Qué ha pasado últimamente en el blog? ¿Está abandonado? Quizás esas sean preocupantes de unos pocos. Recuerdo la semana en donde un punto imaginario en la calificación fue lo suficiente para que todos, sin distinción alguna, participaran con cualquier cosa, desde un comentario hasta una entrada nueva. Publicamos muchas cosas esa semana, según recuerdo 27 entradas se generaron en un periodo no mayor de 3 días. Pero esto, a pesar de lo que puedan pensar, sólo demuestra una cosa, que no estamos convencidos de la existencia de este lugar de intercambio. Fue necesario un enfoque conductista en donde la recompensa no tuvo el poder (como ya está demostrado) de mantener la conducta de los individuos. Cuando fue retirada, la conducta cesó. ¿Preocupante no?

No somos los mismos de hace un año atrás, porque este proceso empezó desde la decisión de ingresar. Nos comprometimos con un cambio en nuestra forma de trabajar, en nuestra forma de pensar y en nuestra forma de ser. Dejamos de lado la comodidad, para ir en busca de algo mejor y más grande que la cotidianidad, nos inscribimos por que tuvimos un instante de lucidez en el cual vimos que algo no estaba bien, que podía mejorar y sobre todo, que debía mejorarse.

Un año después, nuestra percepción de la educación ha sufrido un cambio radical, se ha fundamentado, vemos más allá del velo de lo rutinario y encontramos las bases sobre las cuales sustentar cada movimiento, cada respuesta y acción dentro de los salones, pero ahí no termina esto, incluye además nuestra forma de desenvolvernos en todos los ámbitos, y es necesario reconocerlo.

Un estudiante de la maestría, perdonen si mi concepción es errónea, necesita ser un agente de cambio. Es posible que alguno señale que aún falta preparación para serlo. No lo dudo, pero ¿no podemos intentar? O necesitamos una recompensa, un punto imaginario, para dar el primer paso.

Como agentes de cambio es necesario que dejemos de ser sólo consumistas de información. Estamos tan habituados a consumir de todo, desde los comerciales y los programas fútiles de la televisión, la vestimenta, la mentalidad, lo que leemos, lo que hacemos, todo lo hemos tomado de algún lado, pero por ser alumnos de maestría esa conducta no coincide con la preparación que tenemos, nosotros podemos ser creadores de información, sea relevante o no es un tema aparte, pero podemos crear.

La creación de una entrada en el blog requiere que pensemos lo que vayamos a decir, le demos la organización necesaria y lo redactemos de forma que sea entendible, que tenga nuestro sello y lo más importante, que refleje nuestra opinión sustentada. Ese proceso cognitivo, considero, nos resulta benéfico ya que las tareas y los trabajos presentados exigen precisamente lo mismo pero más formal. Es practicar una estrategia que nos puede servir más adelante. No podemos seguir comportándonos con la misma indiferencia de cuando éramos estudiantes.

Recuerdo muchas iniciativas que se quedaron en el camino por falta de apoyo. Ideas buenas y malas, pero que no quitaban nada el intentarlas, a la larga se vería reflejadas en nuestra apreciación de lo que es el magisterio.

Por ejemplo, en la normal existía una revista llamada “Sinergia”, estaba editada por el Comité Ejecutivo Estudiantil, y tenía por objetivo el enriquecimiento teórico, cultural y artístico de los alumnos brindándoles una oportunidad de participar con artículos que podían ser educativos, de investigación, monografías, reseñas, poemas o cuentos; en sí las posibilidades eran amplias para incluir a todos los gustos y personalidades. Lo que a mi me pareció preocupantes, en sus 4 números que se publicaron, fue que en el primer número la sección de poemas incluyó 4 poemas de alumnos, buenos o malos ahí estuvieron. En su segundo número sólo aparecieron 2 poemas y una hoja completa de citas de personajes ilustres. El tercer número únicamente tuvo un poema y una hoja de citas, y por último, el cuarto número no tuvo ya ni uno. Cuando le pregunté a los encargados de la edición acerca de por qué habían optado por republicar palabras que en otros libros ya estaban y no el material inédito de los alumnos de la normal, me respondieron “¿cuál? Nadie nos trajo nada para publicar” La participación, a pesar de la difusión, fue nula.

Un momento más próximo lo tenemos en la generación anterior de la maestría. Tuve la oportunidad de platicar con alguien (por discreción omitiré nombres) de esa generación de la sede Orizaba. A ellos se les presentó un proyecto que buscaba la publicación de una revista con materiales educativos producidos por los estudiantes, podían ser los presentados para los trabajos finales o bien, materiales inéditos que fuesen puliendo su análisis y mejorando la sustentación de los trabajos, convirtiéndolos en creadores de contenido y no meros consumidores. ¿Qué pasó? Pues le dieron la espalda. Sí, sin más. No apoyaron el proyecto, y por supuesto, lo hicieron poniendo todo tipo de pretextos, como siempre sucede.

¿Somos iguales a los que fuimos en esa época o no?

Algunas preocupaciones que me han externado son relevantes a los “observadores del blog”, ¿A qué me refiero? Lo ejemplificaré. Cuando iniciamos el módulo de política y la dirección del módulo le fue compartida a la coordinadora hubo quien se me acercó y me preguntó si creía que era lo mejor ya que, a partir de ese momento ya estaríamos “observados”. Sus palabras, no mías.

En otra ocasión más reciente me cuestionaron acerca de que “Ahora ya nos observan desde Xalapa”. Mi respuesta fue “Sí y me tiene sin cuidado”.

La redacción de una entrada en el blog sigue siendo lo mismo que si no la estuviera leyendo nadie. Aún así debemos tener un tema, saberlo redactar y sustentar nuestras opiniones. Si lo observan, critican o apoyan es tan sólo una reacción a lo que hallamos, o no, dicho. Cocido que, a partir de que lo observan los coordinadores, o “desde Xalapa” le confiere mayor validez, pero debe seguir manteniendo el propósito original, ser un lugar en el cual podamos externar nuestras opiniones y puntos de vista en relación con el proceso de preparación profesional del que somos partícipes, si es o no relevante lo que digamos y externemos en este espacio depende únicamente de cada uno de nosotros, de nadie más. La validez de esa observación externa no viene gratis, implica responsabilidad y existen a quienes no les gusta eso. Posiblemente ahí está el meollo de todo este asunto de la poca participación de los compañeros, pero como dijo Sabines “No lo sé de cierto, lo supongo”.

Un saludo y que estén bien.

2 comentarios:

SHERYL dijo...

AUNQUE ESTA ENTRADA LA LEIMOS ENTRE VARIAS COMPAÑERAS Y LA COMENTAMOS, EN LO PERSONAL, EXPRESO QUE NO TODOS TENEMOS LA ORGANIZACIÓN DE TIEMPO (S) PARA PODER PUBLICAR ALGO, AUNQUE LA EUFORIA Y DISPOSICIÓN DE UN INICIO NO EXISTE, EN LO PERSONAL ESCRIBO CUANDO PUEDO Y TAMBIÉN CUANDO QUIERO, PERO PUES ES CUESTIÓN DE CADA UNO... AHH LUEGO PUBLICO ALGO DEL YERNO DE ELBA ESTHER, DIGO, PERDÓN DEL SR. SUBSRIO. DE EDUCACIÓN BÁSICA JAJAJA, SALUDOS . SHERYL

Anwar Vazquez dijo...

es más conocido como el Yerno de "La maestra" hahahhahahha